Los tipos de cerraduras que debes evitar instalar en casa

cerradura llaveEl mercado de las cerraduras es muy variado, donde se incluye toda clase de herrajes, todo con el fin de que el cliente tenga un universo de opciones para elegir, y por supuesto, que su elección se adapte a sus necesidades.

Cada tipo de cerradura que evidenciamos se adapta a un tipo especial de puertas, por lo que debes saber escoger el herraje correspondiente.

Por supuesto, ante cualquier duda no olvides preguntar a un cerrajero sobre la mejor opción, pero si hay algo que es cierto es que hay cerraduras que no deberías considerar ni por equivocación comprar.

Esto se debe a que no proporcionan el nivel de seguridad que requieres, ya que los robos se encuentran a la orden del día, y lo que menos necesitas es una cerradura poco eficiente.

Es importante prestar atención a esto, pues las fallas en las cerraduras constituyen uno de los canales más conocidos que utilizan los maleantes para infiltrarse.

Cerraduras que debes evitar

  1. Las cerraduras usadas.

Independientemente de la procedencia de las cerraduras usadas, sean regaladas o compradas a precios inferiores, ya es una razón para dudar de ellas.

La razón de no adquirirlas tiene tanta validez como el hecho de cambiar las cerraduras cuando nos mudamos a una cada nueva.

Digamos que lo esencial en este caso, se trata de adquirir cerraduras directamente en cerrajerías, y que el tipo de puerta que tienes admita un tipo especial de cerraduras.

  1. Cerraduras de Borjas

En su tiempo, las cerraduras de Borjas fueron consideradas como las más seguras, ya que lograron sustituir un tipo de cerradura que ciertamente era muy susceptible a los métodos de robo.

Hoy ocurre lo mismo con este tipo de herrajes, ya que dos generaciones de bombines han logrado ofrecer un mejor resguardo a las propiedades, sin que necesariamente se tuviese que cambiar la cerradura.

Procedimientos como el ganzuado o el impresioning, permitieron vulnerar fácilmente este tipo de cerraduras, convirtiéndose en una opción poco viable en aquellos que quieran gozar de máxima seguridad en sus entornos.

  1. Cerraduras antiguas

Aunque ofrecen cierta belleza, son cerraduras que son fáciles de accionar, ya que sus mecanismos de bloqueo son bastante simples, no solo accesibles por medio de ganzúas, sino por cualquier maniobra de algún instrumento punzante.

También hay que tener en cuenta que muchas cerraduras antiguas son víctimas de la corrosión, por lo que son susceptibles a los golpes y al uso de sierras y taladros.

Podemos verlas en museos como evidencia histórica de su existencia, y de tener estas cerraduras en casa, instala un herraje adicional que refuerce la seguridad, por ejemplo, un cerrojo.

Algo más que debes saber

Como puedes notar, la obsolescencia es un factor que nos puede afectar a la hora de que los maleantes intenten vulnerar las cerraduras.

No ignores los consejos de tu cerrajero, teniendo en cuenta que éste tiene conocimientos de los herrajes más sofisticados del mercado, por lo que no existen excusas para que disfrutes de un espacio seguro.