Vida y Respeto

seguridadLa delincuencia se genera de muchas enfermedades de la sociedad, dentro de las cuales se encuentra la ausencia de respeto por lo ajeno, por privacidad y por la vida. Con bien se sabe hemos tenido que crear formas de establecer nuestros límites y ejercer por la fuerza el respeto a nuestra privacidad.

Por ejemplo, cuando es imposible que dentro de un hogar, se respete la habitación entre los hermanos, o los padres tengan que pasar llaves a sus habitaciones para que otros no hurguen dentro de sus pertenencias.

El oficio de los cerrajeros en les corts, viene a devolvernos un poco de tranquilidad de que lo propio no sea tocado por quienes no nos respetan como individuos. Se ha vuelto un ciclo vicio la fabricación de cerrajería a las que los delincuentes le encuentran vulnerabilidades en sus mecanismos, haya la forma de abrirla sin autorización y llevarse lo que atesoran en un establecimiento o mueble.

El Respeto como principal valor de la sociedad

Si el valor del respeto es inculcado día a día con el ejemplo, los niños crecerán con tal aspecto impregnado en sus mentes, no solo lo ejercerán hacia los demás sino que al no recibirlo podrán exigirlo por hallarlo inaudito.

Pero hemos reforzado de alguna manera, que los ladrones crean tener permiso para actuar porque hay cerraduras que lo limiten, hemos creado una pista para que ellos corran a su larga y ancha, enviando un mensaje equivocado de que son bienvenidos.

Que diferencia tienen los demás países que han logrado hacerle entender a sus ciudadanos que robar a otros, lo que han logrado con su esfuerzo no es la solución para salir de sus problemas económicos.

Pero hasta tanto ese mensaje, ese aprendizaje no llegue a nuestros hijos, a nuestros niños para ir cambiando los modelos errados de valores que se tienen, seguiremos dependiendo de lo que se hace llamar elementos de seguridad física para que evitar que los intrusos entren donde no los han llamado.

Necesidad de establecer limites

El núcleo familiar es altamente responsable de establecer los límites en los niños. Cosas pequeñas, como no abrir la cartera de sus padres para buscar nada, no entrar en habitaciones de otros integrantes de la familia sin permiso, preguntar de quien es algún alimento que está dentro de la nevera antes de comerlo, o si se encuentra algo sin dueño aparente dejarlo en su ligar porque simplemente e es de él.

Es sencillo, si no es tuyo, no lo tomes. Los cerrajeros van a casa y pueden detectar cualquier punto por donde un posible intruso puede entrar de manera ilegal, no hay necesidad de convertir tu hogar en una cárcel donde nadie entra nadie sale, pero si se pueden disimular con piezas muy estéticas de elementos de seguridad.

Comunidades que ya han lo logrado

Al contrario de aquellas ciudades o localidades en donde la seguridad debe estar presente para cuidar tu ropa, casa, negocios, mascotas, autos, hay otras personas que han hecho grandes sus pueblos, y estas no deben temer de ladrones más que de sus enemigos.